| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 17 de abril de 2014

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Cine » Películas completas

La CIA usó «Doctor Zhivago» como propaganda en la Guerra Fría

La obra de Boris Pasternak fue un arma cultural contra los soviéticos, según un nuevo libro de próxima aparición en EE.UU.

En enero de 1958 un misterioso paquete llegó al cuartel general de la CIA remitido por la Inteligencia británica. En el interior había dos rollos de fotografías de las páginas de una novela titulada «Doctor Zhivago». El libro, obra del autor ruso Boris Pasternak (1890-1960), había sido prohibido en la Unión Soviética y con tan misterioso envío los británicos estaban poniendo en bandeja a sus aliados estadounidenses la que sería la mayor arma cultural contra el comunismo durante la Guerra Fría. Y es que, según el libro «The Zhivago Affair», escrito por los periodistas Peter Finn y Petra Couvée y que será publicado en Estados Unidos el próximo 17 de junio, la Inteligencia estadounidense desempeñó un papel fundamental a la hora de hacer llegar la obra a los ciudadanos soviéticos.
En los más de 130 documentos que la CIA ha desclasificado a petición de los autores del libro, se detallan los entresijos de una operación que comenzó aquel día de enero y culminó con la publicación de «Doctor Zhivago» en ruso y la concesión del Premio Nobel de Literatura a Boris Pasternak. «Este libro tiene un gran valor propagandístico, no solo porque su mensaje y su naturaleza invitan a la reflexión, sino por las circunstancias de su publicación: tenemos la oportunidad de que los ciudadanos soviéticos se planteen que algo malo pasa con su Gobierno cuando una obra literaria escrita por el autor ruso vivo más conocido no puede ser leída en su propio país», asegura un mensaje de la CIA a los jefes de la División Soviética de la agencia, encargada de dirigir la operación. La «mano del gobierno de Estados Unidos» no podía «mostrarse de ninguna forma forma», según los archivos desclasificados.

 
El objetivo de la CIA
«El objetivo de la CIA era que el libro llegara a manos de ciudadanos soviéticos para que reflexionaran sobre el retrato que Pasternak hizo de la revolución de octubre de 1917 y fueran conscientes de la censura del Gobierno», explica el periodista Peter Finn en conversación vía e-mail con este periódico. Como principal punto de distribución del libro, la CIA escogió la Exposición Universal que se celebró en Bruselas en 1958, donde participaron 45 países.
El problema era cómo y dónde imprimir el libro en ruso sin levantar sospechas de la implicación estadounidense. Para ello y después de un infructuoso intento con un editor neoyorquino, la CIA contó con la ayuda de la Agencia de Inteligencia holandesa (BVD, en sus siglas en inglés). «En La Haya había una editorial muy buena especializada en cirílico. Los holandeses escogieron a un intermediario, un famoso anticomunista, para que organizara la impresión», cuenta Finn. El 6 de septiembre de 1958, la primera edición en ruso de «Doctor Zhivago» salió de la imprenta de Mouton Publishers. Se enviaron 200 libros al cuartel de la Agencia en Washington y los restantes a sedes en Europa occidental (Londres, Múnich, Fráncfort, Berlín y París). El paquete más grande, compuesto por 365 libros, llegó a Bruselas.
«La Exposición Universal fue un campo de batalla ideológico. Tanto EE.UU. como la Unión Soviética tenían enormes pabellones para desplegar sus intereses. Durante los seis meses que la feria estuvo abierta, unos 16.000 ciudadanos soviéticos consiguieron visas de Bélgica para asistir. La CIA no podía distribuir el libro desde el pabellón estadounidense, pero en el pabellón del Vaticano un grupo de católicos rusos (sacerdotes y voluntarios) había abierto una pequeña biblioteca, casi escondida, para distribuir literatura religiosa».
Era el lugar perfecto para que la CIA colocara «Doctor Zhivago», que empezó a circular entre los ciudadanos soviéticos. La Agencia había logrado su propósito. «Esta fase puede considerarse completada con éxito», reza un mensaje emitido el 10 de septiembre de 1958. Sin embargo, la editorial holandesa no había firmado contrato con Giangiacomo Feltrinelli, que en noviembre de 1957 había publicado una edición en italiano y poseía los derechos, por lo que la edición impresa en La Haya era ilegal.
La polémica con Feltrinelli, los ataques al escritor ruso en su país (se vio obligado a rechazar el Nobel «voluntariamente») y la presión internacional hicieron que la CIA se plantease la posibilidad de imprimir, en su propio cuartel general, una edición limitada, clandestina y de bolsillo de «Doctor Zhivago». Posibilidad que se hizo realidad en julio de 1959, cuando unas 9.000 copias salieron de la sede.

 
Operaciones culturales
Según los archivos de la CIA, buena parte de esas copias fueron repartidas por «agentes que tenían contacto con turistas y funcionarios soviéticos en Occidente». Además, unos 2.000 ejemplares fueron distribuidos entre estudiantes soviéticos en el Festival Mundial de Juventud por la Paz y la Amistad, celebrado en Viena en 1959. La semilla de «Doctor Zhivago» comenzaba a crecer. La fase final de la operación había concluido.
Para Peter Finn, «es muy difícil evaluar cómo influyó la novela en quienes pudieron leerla, así como los efectos del programa cultural creado en Estados Unidos en la década de 1950 y que duró hasta la caída de la Unión Soviética. Es evidente que la CIA consideró que valía la pena y gastó millones cada año en la traducción y publicación de todo tipo de obras, no solo literarias, sino también de historia, economía e historia del arte, entre otros temas».  La autora de este texto es Inés Martín Rodrigo. Leer noticia completa y ver hilo de debate en abc.es.



 
 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.