| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Viernes, 17 de agosto de 2012

POBLACIONES » Algemesí » Rutas y promoción » Turismo

Más allá de la ‘muixeranga’ y las novilladas, Algemesí despliega su poder económico en las viviendas nobles de su casco histórico

La casa del abogado Joan Girbés (1934-1998), primer alcalde democrático de Algemesí, emana el marchamo de tolerancia de quien nació para ser un referente del valencianismo cívico

El piano se presenta impoluto, brillante. El suelo, lustroso. Y la biblioteca mantiene la anarquía de autores y títulos del político ajeno a sectarismos y etiquetas. De Joan Fuster y Joanot Martorell a colecciones encuadernadas del diario Las Provincias. La casa del abogado Joan Girbés (1934-1998), primer alcalde democrático de Algemesí, emana el marchamo de tolerancia de quien nació para ser un referente del valencianismo cívico, encajó los envites de la derecha montaraz durante la batalla de Valencia, y murió aclamado por su pueblo, que le recuerda con el mote de advocat dels pobres. “Se desvivía por los más necesitados”, relata Juan Ferragut, de 75 años, exempleado de banca y hombre de confianza de Girbés, que le dejó su casa en herencia.
Espaciosa y elegante, la vivienda y sus cuadros han sido rehabilitados con esmero desde hace una década por el hijo del actual propietario, el restaurador Xavier Ferragut. El edificio tiene 600 metros y se levantó a finales del siglo XIX. Como la mayoría de las casas nobles de esta ciudad, amaga una combinación de estilos. Predomina el modernismo de buen gusto con los adornos cerámicos de Manises, demostración del poderío del negocio de la naranja.
Recorrer el centro recuerda su pasado burgués, señorial. El mirador de casa Orero, de principios del XIX, y el edificio Pascual, modernista, lo confirman. Enfilando por una calle luminosa y recta se levanta casa Barberá, que encierra los recuerdos infantiles del escritor y exdirector de Las Provincias natural de la población Martí Domínguez, que menciona en su libro L’ullal el papel del casino liberal, situado enfrente de su casa, y construido en 1911.
El museo de la fiesta se convierte en el punto de partida para adentrarse en la ruta histórica. Situado sobre un convento de frailes dominicos del siglo XVI, que pasó a manos privadas tras la desamortización de Mendizábal y acogió un fortín republicano en la Guerra Civil, resume las dos pasiones de la ciudad: La muixeranga y los toros. La primera se gesta desde hace tres siglos y eclosiona en septiembre por las sinuosas calles del municipio, que acoge una manifestación cultural y religiosa única. La Unesco las declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2011.
La ciudad tiene dos colles de muixeranga que escalan el cielo presurosas cuando suena la dolçaina. La de toda la vida, la Muixeranga, se remonta a 1733 y el cargo de mestre (director, artífice de la estructura) es vitalicio y hereditario.  Leer noticia completa en El País

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.