| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Martes, 17 de febrero de 2015

POBLACIONES » Alzira » Historia, Patrimonio, Costumbrismo y Pasado » Literatura » Opinión

Bernardo Montagud y sus ‘Cuentos de la isla’

“Trata a sus personajes con la benevolencia y la comprensión de quien conoce la naturaleza humana”


Bernardo Montagud es un hombre afortunado, porque no hay mayor fortuna en la vida que poseer una vocación y ser capaz de desarrollarla, a partes iguales, entre el trabajo y el ocio. A sus méritos como historiador, quienes fuimos sus alumnos, añadimos los de su excelente magisterio. El buen profesor explica;  el gran profesor inspira. Muchos de nosotros aprendimos de él una forma de "mirar" el Arte. Más allá de los aspectos técnicos y las complejidades estilísticas, Bernardo Montagud, nos enseñó a observar, sin prejuicios ni dogmatismos, dirigió nuestra sensibilidad para pensar, analizar y sentir el Arte, ese consuelo del hombre o en palabras de Picasso, "lo que nos sacude del alma el polvo que nos deja la vida cotidiana".
La eterna curiosidad de Bernardo Montagud,  su entusiasmo y su talento, lo han hecho también escritor. En concreto, me refiero ahora a esta joya que nos regala en colaboración con Fernando Boca: Cuentos de la isla. La isla es, naturalmente, Alzira, nuestro pueblo visto a través de la historia. Siguiendo un orden cronológico, cada cuento está narrado en primera persona por su protagonista, un niño o niña que nos habla, en realidad de la "intrahistoria". Esos niños asisten con mirada natural, a la vez que perpleja, al desarrollo de acontecimientos históricos que marcan sus vidas cotidianas y las de sus familias. Vemos reflejado el devenir de la historia en los destinos de personas corrientes y humildes, con sus penas y alegrías.
Estos relatos no rehúyen la verdad de las cosas y su crudeza, porque su autor narra con la desapasionada imparcialidad del historiador y, al mismo tiempo, el escritor trata a sus personajes con la benevolencia  y  la comprensión de quien conoce la naturaleza humana. Ante nuestros ojos, vemos pasar,  junto a los lugares de nuestra ciudad y su  paisajes, todo aquello que es más representativo de cada época de nuestra historia, los cambios en las costumbres, la evolución del lenguaje, los nuevos inventos, las guerras, las ideas. Todo ello con innumerables detalles acerca de los oficios, las labores del campo, los utensilios etc.
Es muy de agradecer que el autor nos haga el honor a sus lectores de usar un  lenguaje culto, sin concesiones. Los términos más especializados están utilizados con sabiduría y precisión. El estilo es directo cuando es necesario y siempre, evocador y sobriamente poético. Sin ñoñerías ni sentimentalismos tan de moda, estos cuentos nos conmueven, nos hacen reflexionar y, en ocasiones, reír. Las acuarelas que ilustran el libro, con paisajes y escenas, tienen toda la magia y la gracia que cabe siempre esperar en el estilo de un artista como Fernando Boscá, en el que prima siempre un misterio tan delicadamente personal y genuino.
Es este un libro muy recomendable para aquellos padres que quieran introducir a sus hijos desde once años, en el mundo de la historia a través de la ficción. Personalmente, estos cuentos me han hecho desear recorrer de nuevo algunos lugares, descubrir otros y averiguar por ejemplo, si en verdad el botánico Cabanilles se accidentó en la Murta, si existe un retrato de Bernardeta con coletas de Sorolla o si el doctor Candell palideció ante la parturienta. (Esto último debe de ser un rumor insidioso; Miguel Candell nunca puede haber palidecido ante nada).
María Garrido
 
 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.