| Edición diaria núm: | Año: 9 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Viernes, 16 de noviembre de 2012

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Un guiño a la arqueología
» Alonso Medinilla » Arqueología » Articulistas » Blogueros » Opinión » Reflexiones

Un guiño a la arqueología

¿Qué nos hace pensar que por el mero hecho de llevar bajo tierra cientos de años las cosas adquieren cierto valor?

Hay que tener cuidado con lo que se entierra. Llegué a esa conclusión hace unos días, cuando asistí a una conferencia organizada en Sevilla sobre las recientes excavaciones arqueológicas realizadas en la capital. Reconozco ser totalmente profano en la materia, pero no por ello mi interés decreció, más cuando Georgina Aguilar, una especie de Lara Croft a la sevillana, expuso brillantemente los resultados de los últimos trabajos que dirigió en suelo sagrado hispalense.
Fueron muchas las cuestiones debatidas en el concurrido foro, aunque en la posterior cena a la que fui invitado ninguno de los expertos disipó las dudas que me abordaban. Me refiero a los restos humanos de más de quinientos años de antigüedad que fueron hallados. No entendía por qué todos los cuerpos rondaban los veinte años de edad, con una estatura superior al metro setenta. Teniendo en cuenta que la altura media de un varón adulto de la época no debería superar el metro cincuenta, mi azorada mente llegó a la siguiente conclusión: el baloncesto ya existía en el siglo XIV, no queda otra… Y alguien les tenía manía.
Pero, ¿por qué nos interesa tanto lo que enterraron nuestros antepasados? ¿Qué nos hace pensar que por el mero hecho de llevar bajo tierra cientos de años las cosas adquieren cierto valor? La gente entierra de todo; basura, el canario muerto, residuos nucleares y hasta las cáscaras de las pipas en la arena de la playa. ¿Cuánto tiempo haría falta para que todo esto se convirtiera en un tesoro de incalculable valor? No lo sé, pero pienso que debemos ser más responsables, porque podemos provocar gastos innecesarios en el futuro.  Sólo hay que imaginarse a los arqueólogos del próximo milenio desenterrando el quiosco que fue sepultado en las obras del metro de Sevilla, haciéndose infinidad de preguntas cuando accedieran a los «pergaminos» encontrados entre los amasijos metálicos… «¿Quién era la princesa del pueblo? ¿Por qué fue momificada en vida?» Y seguirían excavando para localizar una cripta o algo parecido, es más, dedicarían cuantiosos presupuestos para indagar sobre la ausencia este personaje de la realeza en el árbol genealógico de los Borbones, a pesar de su extraordinario parecido físico con Carlos II de Borbón. Sería toda una incógnita que enfrentaría a los eruditos como gallos de pelea, no me cabe duda. Pero lo peor de todo, es que harían exposiciones itinerantes con los restos encontrados, y seguro que a alguien se le ocurriría la idea de ponerle un nombre como Sevilla siglo XXI… Deluxe, o algo así.
Me duele la cabeza… Lo dicho, hay que tener cuidado con lo que se entierra.
Alonso Medinilla
* Alonso Medinilla es un “Amigo de Larra” en El Seis Doble
* Alonso Medinilla es autor del blog “La parranda literaria
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 3Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.