| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Domingo, 1 de septiembre de 2019

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » La palabra que no se puede escribir
» Fundéu BBVA » Lenguaje

La palabra que no se puede escribir

Algunos proponen una modificación ortográfica con un guión: sal-le


En tres días, el blog del arácnido ha recogido dos centenares de comentarios de lo más variopinto, que dan, ya sólo por su número, la dimensión de un problema irresoluto: una anomalía del sistema de escritura. Es decir, podemos decir sal+le, pero no podemos escribirlo con la ortografía en la mano. Un bug, lo llaman, que en inglés significa chinche, insecto, y se refiere a aquella imperfección que alberga todo programa informático que se precie. En definitiva, es el agujero que buscan los piratas para acceder a las tripas de los códigos base y demás recovecos.
Entre las propuestas lanzadas por los comentaristas, sorprende la solución de la cuneta, que supone hacer como aquel sargento de atestados que, no sabiendo si arcén se escribía con hache, empujó la cabeza del accidentado hacia la cuneta y ordenó a su subordinado: «Pon cuneta». Mirar hacia otro lado es la solución de los que dicen que en lugar de «sal+le al paso», se diga «sal a su paso»; o bien, echando mano de la rica dialectología del español, emplear el voseo hispanoamericano: «salile al paso»; o el imperativo andaluz: «sarle al paso», que es como salirse por la tangente.
Luego están los que proponen una modificación ortográfica, bien con un guión: sal-le; bien añadiendo una hache que evite la formación de la elle: salhle; y, aun, reclamando la incorporación del punto volado de la ele geminada del catalán: sal·le.
Cierto es que modificar las reglas ortográficas para un solo caso es un esfuerzo innecesario. Resulta más lógico decir «sálele al paso», echando mano de una vocal de apoyo, una vocal epentética, que sirve para facilitar la pronunciación. Es el mismo caso de la d de pondré o tendré –en lugar de los originales ponré o tenré–, por ejemplo. La de sálele parece la solución más espontánea. Sin embargo, también tiene un pero: coincide con el imperativo del verbo salar en el trato de usted: «Sálele la ensalada, que él tiene el brazo escayolado». Pero seguro que el contexto ayudará.
Magí Camps | Fundéu BBVA
 
 


El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.