| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Martes, 3 de marzo de 2015

OTROS TEMAS » Los ciudadanos no somos tontos » Articulistas » José Ramiro » Opinión

Las medias mentiras de los políticos nos transportan al horror diario de su gestión

Política binaria: O todo, o nada. Han optado por la nada...


Las matemáticas, dentro de su extraordinaria complejidad, y de ser el lenguaje de algunos privilegiados que dicen tener una parte del cerebro mas desarrollada que la otra son una herramienta perfecta para entender el mundo. Las estadísticas, los complejos cálculos que dan lugar a teorías que nos parecen de ciencia ficción, los secretos del universo, los algoritmos con los Google es capaz de predecir nuestros comportamientos futuros y nuestras necesidades, la economía y la política se mueven alrededor de diez guarismos y unas pocas reglas. Simple y a la vez complejo. Es por eso que abren ante nosotros todo un mundo de posibilidades, de oportunidades y de interpretaciones.
La música, hija de la ciencia exacta, consigue (y así lo lleva haciendo desde que el ser humano es humano) infinitas combinaciones de siete notas que deleitan nuestros oídos, que llevan al éxtasis nuestros sentidos, que nos transportan a mundos donde prima la imaginación. Las casi infinitas variables que se pueden aplicar a estas pocas notas (ritmos, cadencias, alturas, volúmenes, tiempos y silencios, mezclas de metales, cuerdas y madera hacen que a diario nazcan obras dignas de ser patrimonio de la humanidad.
Nuestro alfabeto, formado por tan solo veintisiete letras, puesto negro sobre blanco es capaz de trasportarnos a mundos ilusorios donde todo es posible, y es que sus infinitas mezclas son la herramienta perfecta para la comunicación y para transportarnos a mundos imaginarios.
Llevando casi al absurdo la simplicidad, los aparatos más “inteligentes” de los que disponemos hoy en día (ordenadores, smartphons tablets, smartTV, etc) son capaces de interaccionar con nosotros solo a base de dos guarismos, el uno y el cero. Las maquinas hablan en binario, o todo (uno) o nada (cero) (Desde hace ya bastante tiempo se utiliza lo que en español se ha dado en llamar lógica difusa, capaz de contemplar estados intermedios entre el todo y la nada, lo que abre todo un nuevo mundo de posibilidades, aunque esto de la lógica difusa se merece un post solo para ella ).
Que simple parece todo visto desde esta perspectiva.
Cuando los políticos hablan de porcentuales, de cifras estadísticas, de macroeconomía, utilizan una burda mezcla de palabras e interpretaciones de cifras que terminan componiendo la peor de las sinfonías, obras malsonantes que oscurecen en vez de aclarar nuestro futuro, ponen negro sobre blanco medias mentiras que nos transportan al horror diario de su gestión.
Baja el paro, nos dicen, pero en realidad lo que sube es el trabajo precario y mal pagado.
Raíces profundas de la recuperación, pero esconden bajo tierra el crecimiento desmesurado de la deuda país.
Contención y ahorro del estado, pero se gastan la hucha de las pensiones.
Trabajar más y ganar menos para aumentar la productividad, pero sus señorías cobran dietas y prebendas, coches oficiales e ingentes cantidades de dinero de dudosa procedencia para mostrarnos sus “programas”. Rentas que bien repartidas solucionarían un poco de esta crisis y mientras pierden el tiempo en jueguecitos infantiles mientras en los estrados algunas voces luchan por mejorar el desastre.
Luchar contra la corrupción dicen, pero nadie asume responsabilidades de las ingentes cantidades de dinero despilfarrado en comprar favores.
Separación de poderes, nos cuentan, pero politizan cada vez más todos los del estado.
Libertad de prensa, pero compran voluntades para que las portadas reflejen solo los datos que les interesa difundir y utilizan las televisiones públicas como aparatos de publicidad de los correspondientes partidos.
Sanidad universal, proclaman, pero entre líneas en sus programas descartan a los menos favorecidos, a los inmigrantes, a los sin papeles, y cortan, y recortan, y vuelven a recortar. A diario mueren enfermos por falta de tratamientos o por falta de dinero para poder comprarlos. No son las duchas nazis donde gasear a los indeseables, pero el resultado es el mismo: la muerte programada de los “inútiles sociales” que cuestan dinero al estado, gente mal vista que a veces duermen en los soportales de las viviendas de lujo o en los cajeros automáticos donde están los fondos de los que aun pueden permitírselo y el calor que irradian esos dineros “calientes” aportan algo de confort.
Segunda oportunidad, pero en realidad es para que los bancos garanticen sus cobros mientras inscriben los nombres de los afectados en múltiples ficheros de morosos que les impedirá en el futuro cualquier operación financiera.
Autoempleo y emprendedores dicen que hacen falta, pero castigan al que lo intenta con pagos de cuotas a veces inabsorvibles antes de tan siquiera empezar la actividad.
Planes de empleo que facultan a las empresas a despedir al 100% de su personal y en tiempo real conseguir subvenciones para cubrir esos mismos puestos con infrasalarios y condiciones cercanas a la esclavitud.
Condena al paro eterno a los mayores de cierta edad, que aunque desean trabajar y sentirse útiles, por pundonor no aceptan condiciones de trabajo humillantes
Planes de educación en un país “laico” que introduce la religión, cristiana como no podía ser de otra manera, dentro de los currículos de enseñanza. Rezos en la aulas y pronto volverán los crucifijos. Másteres impagables que reservan la “alta formación” a las elites que nos gobiernan, sean políticas o dinerarias.
Rezos y golpes de pecho, medallas a las vírgenes y peticiones de ayuda divina complementan la “exactitud” con la que miden nuestros políticos las medidas a tomar
Rescatamos bancos quebrados fraudulentamente y ahora pagamos las fianzas impuestas con dinero que dicen que es de las entidades, pero que es del que les “prestamos” (regalamos) en “defensa” de los pequeños ahorradores, no de los accionistas, claro.
Les pagamos sus grandes ritmos de vida, sus vicios, sus viajes y sus putas y putos, sus coches oficiales y sus escoltas, sus bacanales culinarios en comedores de muchos tenedores y algunas estrellas, les permitimos el aforamiento como privilegio ante la ley que se supone igual para todos, los engrandecemos en las puertas de los juzgados con vítores de ¡presidente, presidente!
Los votamos y los volvemos a votar. Aplaudimos sus peroratas aunque después nos sintamos ligeramente tarados mentalmente.
No es lo mismo decir que uno de cada tres niños tiene problemas de malnutrición que decir que el 36,6% de los niños pasan hambre. En el primer caso no suena tan mal, pero en el segundo caso se constata que es casi la mitad de la población infantil esta bajo el umbral de pobreza. En números absolutos, hablamos de tres millones de niños que pasan hambre. Si los pudiésemos reunir a todos en Madrid, la mitad de la población de la capital (poco más de seis millones de habitantes) serian niños pasando hambre.
Son las mismas cifras, pero con distinta forma de exponerlas. Hoy, aunque disgregado, tenemos en España una especie de gran campo de concentración nazi, fascista, donde 3.000.000 de niños y 6.000.000 de adultos están condenados a la malnutrición, a la falta de nutrición más bien, aunque algunos políticos del gobierno mezclen estas cifras con las de obesidad infantil, que hábilmente nos cuelan en sus estadísticas.
En términos de población total, teniendo en cuenta que en España vivimos 46.500.000 personas aproximadamente, UNICEF habla de un 20,4% de pobreza, que en cifras reales son más o menos 9.000.000 de personas bajo el umbral de pobreza. Más que toda la población de la comunidad más grande de España que es Andalucía
El arte de poner en alerta nuestros sentidos para detectar la mentira, la ocultación de la verdad y ver la verdad tras las grandes estadísticas nos da el poder de comprender la realidad en la que estamos inmersos, y de la que la unión europea y sus grandes bancos no nos quiere dejar salir, cómplice necesario en las estrategias centralizadoras, de sometimiento de los pueblos de Europa y sobre todo del sur de Europa, balnearios y sitios de relax de los europeos ricos.
Los intereses de los grandes bancos, tenedores de las abultadísimas deudas de los países, y la obligación contractual pero injusta recogida en las constituciones de pagar antes que comer solo nos puede llevar a empeorar la situación.
Cuando hace años nos vimos entrando en el mercado común europeo, cuando nos hablaron de la moneda única, cuando hablaron de unificar criterios legislativos, económicos y fiscales entre los países, nadie nos contó la tiranía que escondía aquella aparente belleza y bondad. Vivimos en una Europa inacabada.
Dicen que la unión hace la fuerza, pero esto también es mentira. La unión hace más fuertes a los fuertes y mucho, mucho más débiles a los débiles.
Política binaria: o todo, o nada. Han optado por la nada…
Yo, apostaría por el todo, aun sabiendo que estadísticamente la probabilidad de ganar esta apuesta es infinitesimal… Matemáticamente hablando, aunque con las combinaciones adecuadas, igual damos con el algoritmo de la igualdad, de la felicidad, de la humanidad… Aunque sea utilizando una especie de lógica difusa…
José Ramiro
 
* José Ramiro es colaborador de El Seis Doble. Su espacio, aquí.
* José Ramiro es autor del blog "Esto no tiene arreglo".
 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 1Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.