| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Domingo, 21 de abril de 2013

OTROS TEMAS » Humanismo » Superación » Tecnología

La primera palabra de Darío, un niño autista, gracias a la tecnología

El padre de un niño autista crea un conjunto de aplicaciones que potencian el aprendizaje de los pequeños con esta patología


Juan Carlos González no se siente alguien especial, aunque muchos de ustedes pensarán lo contrario cuando acaben de leer este reportaje. «Tal vez listo, pero no mucho», se define al otro lado del teléfono. «Perdona si tengo que interrumpir la entrevista, estoy cuidando a mi hijo», se disculpa. Se trata de Darío, el otro protagonista de esta historia. Un pequeño de cinco años que padece autismo y que ha sido el motor y la inspiración para que un informático de Marbella que trabaja vendiendo ordenadores decidiese «dejar de dormir» para desarrollar una serie de aplicaciones tecnológicas que acelerasen el aprendizaje y las habilidades comunicativas de los pequeños con esta patología.
Meses y meses de estudio, observando a su pequeño, comprendiendo sus reacciones, analizando sus estímulos, se han transformado en «Maizapps», un conjunto de «Apps» que se pueden descargar en distintos soportes y que pretenden ser una ayuda en las terapias para mejorar las habilidades de los niños autistas. Su nombre tiene una gran carga emotiva y simbólica: «Es la primera palabra que pronunció Darío».
Este vocablo que rompía un silencio que parecía crónico se consiguió gracias a la primera creación de Juan Carlos. Se trata de «Ablah». Una aplicación que nació hace algo más de dos años para estimular las habilidades comunicativas y que ha recibido multitud de reconocimientos, como el otorgado por la Fundación Vodafone en los Smart Accesibility Awards en 2012 como mejor «App» en la categoría de bienestar.
Quiere dejar claro que «Ablah» –que se puede descargar en la web www.ablah.org no es un sistema «milagroso» que funciona por si mismo, se trata de una adaptación de los sistemas de pictogramas que se complementa con texto y audio asociados a las imágenes. «La gran mayoría de personas con autismo se sienten atraídos por las imágenes de un televisor o se quedan fijamente mirando la pantalla de un teléfono móvil», explica, «por lo que si trasladamos los pictogramas a una pantalla, tenemos más posibilidades de captar su atención que si usamos papel».
Los avances de Darío con este sistema de aprendizaje avivó la inquietud de este padre. ¿Por qué no iba a poder seguir ayudando a su hijo? No era un genio de la programación, pero contando con la ayuda de la empresa que había colaborado en el desarrollo de «Ablah» podía intentarlo.
El autor de este texto es Pablo D. Almoguera. Leer artículo completo en abc.es.
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.