| Edición diaria núm: | Año: 9 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 15 de mayo de 2014

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Escribir para evitar que el mundo desaparezca
» Literatura

Escribir para evitar que el mundo desaparezca

Karl Ove Knausgard ha hecho de su vida una novela por entregas, la segunda es 'Un hombre enamorado'


Karl Ove Knausgard nunca quiso ser escritor. Pero un buen día se descubrió infeliz, cuando supuestamente había hecho todo lo que debía. Se había casado, había tenido hijos, tenía una carrera. Y no le parecía bien. Nada le parecía bien. Así que se dijo que escribiría para descubrir dónde estaba el error. En qué se había equivocado. Y escribió lo que había sido su vida hasta entonces en seis volúmenes, titánico esfuerzo al que bautizó como 'Mi lucha', y en cuya primera entrega, 'La muerte del padre', relataba, con todo lujo de detalles, cómo el alcohol acabó con la vida de su padre.
«Cuando mi padre murió fue como si el mundo se detuviera. La vida se convirtió de repente en algo precioso. Es lo que ocurre siempre, con la muerte y con el amor. Parece que tu vida es un mar de banalidades hasta que alguien muere y descubres que no valoras lo que tienes. Lo mismo ocurre cuando te enamoras. Vives de forma más intensa», considera Knausgard. Precisamente la segunda entrega de sus «memorias» se titula 'Un hombre enamorado' (Anagrama) y el tema central es, cómo no, «el amor». Y todo lo que le rodea.
De hecho, en este segundo volumen, Karl pasa de ser hijo a ser padre. Pero antes deja a su primera mujer y se marcha a Estocolmo, ciudad en la que conoce a Geir, un intelectual noruego fan del boxeo, y se reencuentra con Linda, una poeta que le había fascinado en un encuentro de escritores y de la que se enamora perdidamente y con la que, de hecho, se casa. Su mundo cambia mientras escribe y cuenta cómo es volverse a enamorar, lo maravillosa y a la vez terriblemente molesta que puede llegar a ser la paternidad, lo necesario que se la ha vuelto, de repente, escribir, cuando antes vivía perfectamente sin ello. Y lo mal que pueden llegar a ir unas vacaciones o lo humillante que son a veces para los hombres las clases preparto.
«Es cierto que hay algo de liberador en escribir. Y la verdad es que no sientes ningún tipo de reparo. Al escribir todo resulta más sencillo. Soy incapaz de hablar de mi vida sexual pero puedo escribir sobre ella. No me parece peligroso. No me parece que me esté exponiendo, aunque lo estoy haciendo», asegura el escritor.
Echa de menos estar ocupado. «No por el hecho de escribir, pero sí por lo de estar en proceso. Aunque sea un proceso destructivo. Porque eso ha sido lo que hecho. Un suicidio literario. Supongo que no volveré a hacerlo. Mi situación es muy distinta hoy. No odio mi vida. Mi vida me gusta. No tengo por qué escribir», confiesa el noruego, que se mesa a menudo la barba y se pasa una mano por el pelo. Tiene aspecto de vikingo, un vikingo que hubiese leído más de la cuenta y que acostumbrase a llevar cazadoras tejanas. La autora de este texto es Laura Fernández. Leer noticia completa en elmundo.es.
 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.