| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Miércoles, 17 de octubre de 2012

OTROS TEMAS » Humanismo » Cooperación » Religión y culto

Enrique Sarneguet, cura de Alginet, marcha mañana en misión al desierto de Atacama en Chile

Enrique regresó en 2008 tras sufrir un infarto en la diócesis chilena y haber sido operado allí

Aunque los obispos valencianos están muy preocupados por la falta de vocaciones, Valencia todavía sigue siendo una cantera de sacerdotes. Vive de renta de los grandes tiempos del seminario de Moncada, el mastodóntico edificio en el que hace medio siglo estudiaban 812 seminaristas (hoy sólo son 20). No extraña, pues, que doce de las 70 diócesis de España tengan un prelado valenciano. Tampoco sorprende que, cuando la diócesis chilena de Copiapó, en la desértica región de Atacama, fue fundada en 1958 y lanzó un SOS para que la Iglesia universal paliara la falta de vocaciones de aquella paupérrima región, el Vaticano pensara en la potente Valencia. Así fue: sacerdotes valencianos partieron en misión hacia Copiapó durante todo el siglo XX. Hubo curas valencianos en Copiapó, ininterrumpidamente, entre 1958 y 2008. Y ahora, ante la carestía de curas locales, dos nuevos curas valencianos van a marchar hacia Atacama en un viaje que emprenden mañana.
Se trata de dos veteranos: Antonio Vargas, de 63 años y hasta ahora párroco de la iglesia de San Lorenzo y el Pilar de Valencia, y Enrique Sarneguet, cura de Alginet de 51 años. Son veteranos porque ya han estado en Copiapó: Antonio se volvió en el 98 para atender la salud de sus padres y Enrique regresó en 2008 tras sufrir un infarto en la diócesis chilena y haber sido operado allí.
Pero ahora vuelven a la misión chilena. Es difícil partir de casa, pero les espera algo estimulante: «Allí el cura está muy integrado en la vida de la comunidad. A diferencia de la Vieja Europa y la España tradicional, la América pobre no ha sufrido la crisis de fe y mantiene viva una religiosidad popular muy extendida», explica Antonio. La vida no siempre es fácil. A Enrique todavía le viene a la cabeza la casa de madera que le entregaron como casa abadía. «Tuve que retocar el baño porque no estamos acostumbrados a aquello, pero lo cierto es que la gente es muy amable. Los curas somos más valorados que en España. Su creencia es más natural: pasa por el corazón y no por la cabeza. Eso hace diferente la evangelización», precisa.  P. Cerdá.  Leer noticia completa en Levante-EMV 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.