| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 22 de agosto de 2013

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Cine

‘Centauros del desierto’, historia de una obsesión

El próximo 31 de agosto se cumplen cuatro décadas de la muerte de John Martin Feeney, rebautizado como John Ford por el mundo del cine


El próximo 31 de agosto se cumplen cuatro décadas de la muerte de John Martin Feeney, rebautizado como John Ford por el mundo del cine. El canal TCM quiere recordar su gigantesca aportación emitiendo todos los sábados del mes de agosto algunas de sus mejores películas como Fort Apache, La legión invencible, El delator o El hombre tranquilo. De su enorme filmografía, plagada de obras maestras, hay sin embargo una película que cincuenta y siete años después de su estreno sigue fascinando a público y crítica. Es The searchers, Centauros del desierto. ¿Por qué? Probablemente la respuesta está en lo que nunca vemos en la pantalla, aquello que queda flotando en la mente del espectador y que intenta reconstruir una vez acabada la cinta. Un filme que comienza con una canción que se escucha en los títulos de crédito, una puerta que se abre y un jinete que aparece a lo lejos.
¿Qué es lo que empuja a un hombre a ir errante? ¿Qué es lo que empuja a un hombre a viajar sin dirección? ¿Qué es lo que le hace abandonar lecho y mesa y renunciar al hogar? Cabalga. Cabalga. Cabalga.
Centauros del desierto es la historia de una obsesión. Durante años Ethan Edwards, uno de los mejores trabajos de John Wayne, cabalga cientos de millas buscando a su sobrina que, siendo niña, fue raptada por los comanches. Es una búsqueda constante, sin tregua, sin descanso. La historia avanza pero va dejando a su paso infinidad de interrogantes. ¿De dónde viene Ethan? ¿Por qué ha tardado tanto tiempo en volver a su hogar? ¿Hubo alguna relación en el pasado entre él y la mujer de su hermano?
Todo esto convierte al filme en una historia turbadora, la metáfora de un hombre desarraigado, derrotado, incapaz de integrarse completamente en la sociedad en la que vive, un hombre que parece vivir anclado en sus propias creencias y fidelidades.
Centauros del desierto está basada en un hecho real, el de una chica de nueve años, Cynthia Ann Parker, raptada por los indios en 1836. Su tío, James Parker, estuvo más de una década intentado encontrarla. La niña creció y se convirtió en Nautdah, la esposa del célebre guerrero Peta Nocona. Tuvo tres hijos. Uno de ellos se convertiría en una leyenda entre los comanches: Quanah Parker. Casi un cuarto de siglo después de su rapto, la caballería arrasó el campamento donde se encontraba y la llevó nuevamente a vivir entre la población blanca. Leer artículo completo en elpais.com.




 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.