| Edición diaria núm: | Año: 6 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Miércoles, 2 de agosto de 2017

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » ¿Todas las catedrales tienen su Quasimodo?
» Articulistas » Marino Baler » Misterio

¿Todas las catedrales tienen su Quasimodo?

El personaje principal de la novela ‘Nuestra señora de París’, de Víctor Hugo, realmente existió



Buscando información sobre catedrales, descubrí que Quasimodo, el personaje principal de la novela ‘Nuestra señora de París’, de Víctor Hugo, realmente existió.
En la Galería de Tate (Londres), se encontraron unos documentos que resaltan la verdadera identidad del que, supuestamente, sería Quasimodo. Este famoso jorobado debe su existencia a un empleado que trabajaba en la reparación de la catedral en el año 1820.
Según los documentos encontrados, se trataba de la autobiografía de un señor llamado Henry Sibson, un aventurero británico que viajó y recorrió la Europa del siglo XIX, llegando a conocer a personajes importantes de la época. Los documentos demuestran que el jorobado está inspirado en la vida de Sibson, que fue contratado por el Gobierno francés para la reparación de la catedral por su gran talento artístico y definiéndose como “un escultor solitario y jorobado al que no le gustaba mezclarse con los demás”.
Lo que forma parte de la leyenda es la referencia al amor por la gitana Esmeralda, surgiendo todo ello de la creatividad de Víctor Hugo.
En ocasiones, grandes personajes literarios surgen de uno real, pero, casi siempre, el primero engulle al segundo.
El caso de Quasimodo es curioso. Muchos han tratado de analizar las numerosas enfermedades que padecía y que causaban su deformidad, pero nadie se había preocupado por demostrar si era alguien real.
Si realmente Sibson era Quasimodo hay que decir que tenía un gran mérito. Una persona con sus enfermedades y delicada salud que se esforzaba en algo y que era reconocido por ello. Si fuese un personaje actual… paguita y a vivir del cuento.
Entre esto último y hacer lo que hacían los atenienses [arrojar a los ‘no aptos’ (niños débiles, enfermos, deformados o con retraso mental) desde el Monte Taigeto] hay un término medio y Sibson es la prueba.
A partir de ahora observaré las catedrales de forma distinta, imaginando el tipo de gentes que trabajarían en ellas. Visto desde un punto de vista romántico, supongo que todas las catedrales tienen su Quasimodo… continúa trabajando en ellas.
Marino Baler
 
* Marino Baler es colaborador de El Seis Doble. Su espacio, aquí.

* Marino Baler es autor del blog "Pensamientos y más cosas".




El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.