| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Martes, 21 de octubre de 2014

OTROS TEMAS » Humanismo » “Sobreviví al Ébola por una razón: ayudar a otros a luchar contra la enfermedad”
» Ayuda humanitaria » Cooperación » Medicina » Organizaciones humanitarias

“Sobreviví al Ébola por una razón: ayudar a otros a luchar contra la enfermedad”

Salomé Karwah sobrevivió al Ébola, ahora cuida a enfermos en el centro de tratamiento de Médicos Sin Fronteras en Liberia


Todo empezó con un fuerte dolor de cabeza y fiebre. Más tarde, empecé a vomitar y me dio diarrea. Mi padre se enfermó y mi madre también. Mi sobrina, mi prometido y mi hermana habían caído enfermos. Todos nos sentíamos impotentes.
Mi tío fue el primero de la familia que se contagió del virus. Lo contrajo de una mujer a la que había ayudado a ir al hospital. Se enfermó y llamó a nuestro padre para que lo ayudara y mi padre lo llevó al hospital para que lo atendieran. A los pocos días de su vuelta, nuestro padre también enfermó. Como todos lo cuidamos también nos infectamos.
El 21 de agosto, mi familia y yo nos dirigimos al centro de tratamiento de MSF en Monrovia. Cuando llegamos a la unidad de tratamiento, las enfermeras nos instalaron a mi madre y a mí en la misma tienda. Mi prometido, mi hermana, mi padre y mi sobrina fueron colocados en distintas tiendas. Mi hermana estaba embarazada y sufrió un aborto espontáneo. Tomaron muestras de sangre y esperamos los resultados, tras los análisis de laboratorio me confirmaron que tenía Ébola. Pensé que era el fin del mundo, tenía miedo porque había oído decir a la gente que si tienes Ébola, te mueres. Los análisis del resto de mis familiares también confirmaron que tenían el virus.
Después de pasar unos días en el pabellón de aislamiento, mi condición empeoró. Mi madre también luchaba por su vida, estaba en unas condiciones terribles. En ese momento, las enfermeras decidieron transferirme a otra tienda. Para entonces, apenas comprendía lo que ocurría a mí alrededor. Estaba inconsciente e incapacitada. Las enfermeras tenían que bañarme, cambiarme la ropa y alimentarme. Vomitaba constantemente y me sentía muy débil.
Sentía fuertes dolores. La sensación era abrumadora. El Ébola es como una enfermedad de otro planeta. Causa tanto dolor, tan intenso, que puedes sentirlo en los huesos. Nunca había sentido un dolor como ése en toda mi vida.
Mi madre y mi padre murieron mientras luchaba por mi vida. No sabía que habían muerto. No fue hasta una semana después, cuando ya empezaba a recuperarme, cuando las enfermeras me avisaron que habían fallecido. Me entristecí, pero tuve que aceptarlo. Estaba consternada tras haber perdido a mis padres; pero Dios me había salvado de la enfermedad; tanto a mi como a mi hermana, mi sobrina y mi prometido.
A pesar de la tristeza por la muerte de mis padres, estoy feliz por estar viva. Dios no habría permitido que pereciera toda la familia, nos mantuvo con vida por un propósito.
Le agradezco a los trabajadores del centro de tratamiento por sus cuidados, son muy buena gente. Se preocupan realmente por sus pacientes. El cuidado, la medicación y el darse ánimo uno mismo pueden ayudar a los pacientes a sobrevivir.
Cuando una persona enferma por el virus del Ébola, debe alentarse a sí misma: tomar los medicamentos, beber suficientes líquidos, ya sean soluciones para rehidratación oral, agua o zumos; pero el organismo no debe quedarse vacío. Incluso si te traen la comida y no tienes hambre, por lo menos, tómate la sopa.
Tras 18 días en el centro de tratamiento, las enfermeras vinieron una mañana, me tomaron muestras de sangre y las llevaron a analizar al laboratorio. Ese día, como a las 5, regresaron. Venían a avisarme que estaba lista para volver a casa porque el resultado de mis análisis era negativo.
Entonces sentí que mi vida comenzaba de nuevo. Me fui a casa cotenta, a pesar de haber perdido a mis padres.
Llegué a mi hogar sintiéndome feliz, pero mis vecinos seguían teniendo miedo de mí. Algunos de ellos me dieron la bienvenida, otros continuaban temerosos de estar cerca, decían que todavía tenía el Ébola . Había un grupo en particular que no dejaba de llamar a mi casa ‘la casa del Ébola ’. Pero, para mi sorpresa, una de las mujeres del grupo vino a mi casa para pedirme que llevara a su madre al centro de tratamiento porque estaba enferma por el virus. Lo hice y me sentí feliz porque, al menos, ella sabe ahora que nadie puede ir al supermercado a ‘comprar’ Ébola. Si alguien se contagia, no es bueno estigmatizarlo porque nadie sabe quién será el siguiente en contraer el virus.
Ahora, he regresado al centro de tratamiento, donde ayudo a la gente que está sufriendo por el virus a recuperarse. Trabajo como consejera de salud mental. Me causa placer ayudar a la gente y eso es lo que  me trajo de vuelta. Las labores que realizo en este lugar pueden ayudar a otros a sobrevivir. Leer noticia completa en msf.es.
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.