| Edición diaria núm: | Año: 9 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Viernes, 31 de octubre de 2014

OTROS TEMAS » Ciencia y Tecnología » Investigación | Si te pica, no te rasques, que es peor...
» Investigación » Medicina

Investigación | Si te pica, no te rasques, que es peor...

Explican por qué el acto de rascarse, en lugar de aliviar la sensación de picor, la intensifica


No te rasques, que es peor. Nuestras madres tenían razón, aunque hasta el momento no se sabía exactamente por qué. Ahora, un equipo de investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington acaba de descubrir que el acto de rascarse hace que nuestro cerebro segregue seratonina, la cual, en lugar de aliviar la sensación de picor, la intensifica. El trabajo se acaba de publicar en Neuron. La investigación ha sido hecha con ratones, pero el círculo vicioso de "rasca y pica" tiene lugar también entre nosotros, los humanos. Y esta investigación, precisamente, ofrece nuevas vías para romper ese molesto círculo, algo especialmente útil para las personas que padecen de picores crónicos. Desde hace décadas, los científicos saben que rascarse en exceso causa dolor en la piel. Y según Zhou-Feng Chen, director de la investigación, esa sensación de dolor puede interferir, y temporalmente superar, a la del picor mismo, haciendo que las células nerviosas de la médula espinal transmitan al cerebro señales de dolor, y no de picor.
"El problema -explica Chen- es que cuando el cerebro recibe estas señales de dolor, responde a ellas produciendo serotonina, un neurotransmisor que ayuda, precisamente, a controlar el dolor. Pero a medida que la serotonina se extiende desde el cerebro a la médula espinal, nos hemos dado cuenta de que puede 'saltar de pista' y moverse desde las neuronas detectoras del dolor a las células nerviosas que regulan la intensidad del picor". Hace ya muchos años que los científicos descubrieron el papel de la serotonina en el control del dolor, pero esta es la primera vez que se ha establecido su relación, también, con los picores.
Como parte de la investigación, los científicos criaron una serie de ratones en los que se habían eliminado los genes que fabrican la serotonina. Y cuando a esos ratones modificados genéticamente se les inyectó una sustancia capaz de producir fuertes picores en la piel, se observó que no se rascaban, en absoluto, más que los ratones "normales".
Sin embargo, cuando a los ratones modificados se les inyectó serotonina, empezaron a rascarse compulsivamente, la respuesta esperada a la sustancia que se les había suministrado antes, especialmente diseñada para producir picores.
"Esto concuerda muy bien con la idea de que las señales del picor y del dolor se transmiten a traves de vías diferentes, pero estrechamente relacionadas -afirma Chen-. Rascarse puede aliviar el picor mediante la creación de dolores leves, pero cuando el cuerpo responde a esas señales de dolor, la picazón empeora".
Sin embargo, y a pesar de que la interrupción de la serotonina hizo que los ratones fueran menos sensibles al picor, Chen afirma que no resultaría práctico combatir los picores a base de reducir, o bloquear, la producción de serotonina en el organismo.
De hecho, la serotonina está implicada, también, en otra serie de funciones muy diversas, como el crecimiento, el envejecimiento, el metabolismo de los huesos o los cambios de humor. Por ejemplo, antidepresivos como Prozac, Zoloft o Paxil, incrementan los niveles de serotonina para controlar las depresiones. Bloquear la serotonina podría tener, por lo tanto, consecuencias negativas en todo el cuerpo, además del hecho de que perderíamos nuestro medio natural para controlar el dolor.
En lugar de eso, explica Chen, sí que es posible interferir en el proceso de comunicación entre la serotonina y las células nerviosas que transmiten el picor a través de la médula espinal. Esas células, conocidas como neuronas GRPR, emiten las señales del picor desde la piel hasta el cerebro. Pero para lograr su objetivo, Chen y su equipo tenían primero que localizar, y aislar, el receptor específico que usa la serotonina para activar las neuronas GRPR. Leer noticia completa y seguir hilo de debate en abc.es
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.