| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Sábado, 24 de septiembre de 2016

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Pesadilla al estilo S. King | Relato literario de Eva Borondo
» Articulistas » Eva Borondo » Rincón Literario

Pesadilla al estilo S. King | Relato literario de Eva Borondo

Llegó un momento en que los grupos de figuras empezaron a sentirse molestos y empezaron a gritarse entre ellos en lenguas desconocidas


Llegué siguiendo al hombre hasta un descampado y lo vi entrar en la vieja fábrica abandonada.
Aparqué relativamente lejos de su coche para que no advirtiera mi presencia allí y antes de introducirme en el viejo edificio preferí llamar a mi jefe a la redacción y decirle mi situación por si acaso me pasaba algo. Respiré profundamente y cogí la cámara de fotos y el móvil, aunque dejé todo lo demás para no cargar demasiado con cosas inútiles.
El camino hasta la puerta estaba enfangado y el barro me hizo resbalar varias veces antes de subirme a unos tablones de madera que conducían a una pequeña puerta desvencijada que me dio paso a un despoblado espacio con escaleras metálicas. Las subí con miedo a ser descubierta, pero con ganas ya de desentramar lo que se escondía en aquel sitio y saber, por fin, a qué se dedicaba el hombre misterioso que me habían hecho seguir en el trabajo. Estos negocios turbios me habían llevado más de una semana y me tenían sin pistas, por lo que mi única salida era entrar en la vieja fábrica.
Me arrimé a una pared que ocultaba los movimientos del hombre en la planta superior y que daba exactamente a un lugar similar al de abajo, una gran zona vacía.
El individuo estaba sacando de una habitación de cristal, uno a uno, maniquíes desnudos que colocaba con cuidado a lo largo de toda la sala.
En cuanto las figuras de plástico tocaban con sus pies el suelo adquirían apariencia muy humana, aunque eran incapaces de moverse del sitio, ni tampoco hablar y no parecían darse cuenta de la situación en la que estaban.
Cuando empezó a faltar espacio, el hombre creó una especie de núcleos familiares agregando a uno de los maniquíes con forma de hombre otro con forma de mujer y otro más con forma de niño pequeño. A veces, hacía grupos solo de hombres, exclusivamente, o de mujeres, pero nunca con niños, pues había muy pocos.
Llegó un momento en que los grupos de figuras empezaron a sentirse molestos y empezaron a gritarse entre ellos en lenguas desconocidas con lo que unos grupos no entendían a los otros y viceversa. Se produjo un gran alboroto en la sala y yo no podía creer lo que veía con mis propios ojos. Quise irme de allí como fuera, pero mis piernas no me respondían.
Lo último que vi fue al hombre trasportándome a la habitación de cristal, junto a otros muñecos plastificados.
Eva Borondo
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.