| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Domingo, 28 de diciembre de 2014

OTROS TEMAS » Humanismo » Niño soldado: “Nuestra mente todavía no era fuerte para ver lo que vimos”
» Derechos humanos » Esclavitud » Niños

Niño soldado: “Nuestra mente todavía no era fuerte para ver lo que vimos”

El número de menores en las filas de grupos armados en la República Centroafricana se ha multiplicado por cuatro en dos años de conflicto


“No es bueno para un niño entrar a un grupo armado porque cuando lo haces ves a gente matando gente, ves muertos. Eso no es bueno porque tú aún eres un niño, tu mente no es fuerte todavía para ver cosas como esas”. A sus 17 años, Jean –nombre ficticio- ya sabe lo que es un AK47. "Maté a gente con ella, maté a mucha gente". Dice que ahora ya ha crecido, que “cuando era joven”, a los 16, y decidió unirse a las milicias Seleka (“alianza” en sango, el idioma oficial de la República Centroafricana), “no sabía lo que estaba haciendo”. “Mi única motivación era pensar que ganaría dinero”.
Desde el inicio del conflicto en la República Centroafricana hace ahora dos años, el número de menores reclutados por los grupos armados como combatientes, porteadores, espías o con fines sexuales se ha cuadruplicado. Según UNICEF, en diciembre de 2012 había unos 2.500 niños y niñas soldado en el país. Hoy, la cifra se sitúa entre los 6.000 y los 10.000. Algunos tienen tan solo ocho años de edad.
La necesidad de supervivencia ante una situación de empobrecimiento agudizada por la crisis, los deseos de venganza o el secuestro son algunas de las causas que pueden conducir a un niño a las filas de uno de estos grupos, sostiene Save the Children en un informe que ha visto la luz este jueves. En él se recogen las historias personales de algunos de ellos, como Jean o como Maeva, integrante de los anti-balaka (“anti-machetes”), la milicia formada por cristianos y animistas que se oponen al control de los musulmanes de Seleka, la fuerza en el poder desde que derrocaran al presidente François Bozizé, en marzo de 2013. Pese al frágil acuerdo de alto el fuego alcanzado el pasado julio, los enfrentamientos entre las distintas facciones han seguido sucediéndose.
“Un día, los de Seleka llegaron. Yo no estaba porque había ido a la iglesia. Cuando regresé, encontré el cuerpo de mi tía dentro de la casa. La habían asesinado. Entré en pánico, cogí su teléfono y llamé a mis padres, que vinieron y se llevaron el cuerpo. Cuando los ritos del funeral acabaron, tres días después, decidí volver a casa. Entonces, cinco hombres armados entraron. Me violaron. Después de eso huí del pueblo y oí hablar de los anti-balaka. Recordé todo lo que le habían hecho a mi tía y como resultado de la rabia, decidí unirme a ellos”, cuenta Maeva. Sucedió en 2013. Cuando fue entrevistada por Save the Children, en septiembre de este año, seguía vinculada al grupo. Estaba en Bangui, la capital del país, en la base de la milicia, junto a otros niños.
“Ahora lavo los platos, limpio, cocino, [hago] cosas como esas. Las chicas y los chicos somos iguales, hacemos las mismas tareas. Nuestros líderes nos han inculcado eso. Ellos no me impedirían dejar el grupo si quisiera, pero no me quiero ir todavía”, dice esta adolescente de 17 años, que asegura que algunos comandantes anti-balaka le han pedido matrimonio, aunque casarse no está aún en sus planes. Si no hubiera sido por todo lo que sucedió, Maeva subraya que nunca habría imaginado que acabaría convertida en una rebelde. “Siento que ya he vengado a mi tía”, reconoce, y admite que le gustaría seguir estudiando en el futuro pero, de momento, no ve muchas opciones de vida fuera del grupo armado.
“Querían que fuésemos mezquinos, despiadados”
UNICEF calcula que en la República Centroafricana, un país de mayoría cristiana que no llega a los cinco millones de habitantes, más de 2,3 millones de niños y niñas se han visto afectados por el conflicto. Además, alrededor de 500.000 continúan desplazados. A mediados de año, el secretario general de la ONU alertaba en su informe Infancia y Conflicto Armado de que el progresivo deterioro de la situación estaba favoreciendo el re-reclutamiento de menores. “Muchos de estos niños han pasado por cosas por las que ningún adulto y menos un niño, debería pasar, presenciando la muerte de seres queridos, viendo sus casas destrozadas y sobreviviendo en condiciones duras y de inseguridad”, denuncia la responsable de Protección de Save the Children en la República Centroafricana, Julie Bodin.
Grâce a Dieu –nombre supuesto- se unió al Seleka después de que secuestraran y asesinaran a su padre. “Hasta hoy nadie ha sido capaz de encontrar su cuerpo”, desvela. Grâce tenía entonces 15 años y era el mayor de siete hermanos, su madre vendía frijoles en el mercado. No daba para mucho. “Pensé que si me unía al grupo armado podría cuidar de mi familia. No me gustaban, pero no veía otra solución”, recuerda. Leer noticia completa en eldiario.es.
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.