| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Lunes, 14 de abril de 2014

OTROS TEMAS » Humanismo » Muchos niños del mundo son víctimas de la esclavitud infantil
» Derechos humanos » Esclavitud » Niños

Muchos niños del mundo son víctimas de la esclavitud infantil

La sociedad no tiene conciencia del trabajo que realizan y suele considerar su trabajo como una obligación de los niños en el contexto familiar


En el mundo viven 15,5 millones de niños de 5 a 17 años dedicados al trabajo doméstico, con o sin remuneración, en hogares de terceros, según denuncian este miércoles la OIT y Unicef, coincidiendo con el día mundial contra el trabajo infantil. De ellos, aproximadamente 10,5 millones no tienen la edad legal para trabajar o lo hacen en condiciones peligrosas o análogas a la esclavitud.
stos menores representan el 5% de todos los niños en una actividad económica (305,6 millones) y el 30% de los 52 millones trabajadores domésticos que se calcula hay en el mundo. La OIT pretende dar visibilidad de la situación millones de niñas y niños en áreas como Asia, América Latina o África, condenados a crecer sin recibir educación alguna e incluso a padecer abusos físicos, psíquicos o sexualesEl número de niñas en el trabajo doméstico supera ampliamente el de niños (11,5 millones contra 4 millones). Trabajé con otra niña vendiendo agua y pirulís. Durante tres años solo comí pasta de maíz (Isoka, 12 años, Benín) En Marruecos, sin ir más lejos, Human Rights Watch ha detectado a niñas que trabajan de 12 a 18 horas al día, siete días a la semana.
Michelle tiene 13 años y su día a día en Manila, Filipinas, es como ella misma relata: “Empiezo a cocinar a las 4 de la mañana. Luego limpio la casa. Hago los recados a partir de las 5 de la mañana. Por la tarde, mi empleador me deja ir a la escuela, de 1.00 a 4.00. Durante mi tiempo de descanso, el empleador me pide algunas veces que haga otros recados, o que ponga a dormir a los niños. Es difícil porque no tengo tiempo para estudiar y al día siguiente no llego preparada a la escuela”.
Los niños trabajadores domésticos afrontan largas jornadas en las que realizan tareas de limpieza, planchado, cocina, jardinería, recogida de agua y cuidado de ancianos y niños.
La mayoría viven en casa de su empleador. Cuando son entrevistados, manifiestan  una y otra vez que la experiencia de discriminación y aislamiento que viven a diario en esos hogares constituye la parte más difícil de su vivencia.
Los menores trabajan ocultos tras las puertas cerradas de los hogares, lo que dificulta la labor de brindarles protección. Además, la sociedad no tiene conciencia del trabajo que realizan, y suele considerar su trabajo como una obligación de los niños en el contexto familiar.
Estos niños, víctimas de situaciones de trabajo infantil desde muy temprana edad, han tenido poco o ningún acceso a la educación. Como Víctor, un niño trabajador doméstico en Perú: “Iba a estudiar este año, pero mi empleador dice que no es posible porque no podemos dejar solos a los niños. Él y su esposa tienen que salir a trabajar”, denuncia en el informe de la OIT.

¿Ayudantes o esclavos?
La gran mayoría de niños trabajadores domésticos provienen de familias pobres y son enviados a trabajar para complementar el ingreso familiar o para aliviar las tensiones financieras del hogar. La discriminación de género y por razones étnicas, la falta de oportunidades de educación o la violencia doméstica también impulsan este mercado de trabajo infantil. Muchos niños caen en la servidumbre por deudas contraídas por la familia.
No me gustaba  mi empleadora. Me llamaba excremento y perra. Me sentía muy incómoda (Lastri, 15 años. Indonesia). El informe recoge testimonios como el de S. Danuwar, la presidenta de un sindicato de trabajadores domésticos de Nepal, que tiene hoy 24 años pero empezó a trabajar a los siete. Sus empleadores no la pagaban, porque como recibía alojamiento y comida, no tenía derecho “a nada más”. O como el de Isoka, de 12 años a la que un amigo de su padre sacó de su pueblo en Benín cuando tenía 9 años, “nos fuimos a trabajar a Cote d’Ivoire. Allí trabaje con otra niña vendiendo agua y pirulís (para mi empleador). Durante tres años sólo comí pasta de maíz”, relata.
La mitad de los niños que realizan trabajo doméstico realizan trabajos peligrosos: lo que incluye jornadas largas, trabajos nocturnos o la exposición al abuso físico o sexual. Leer noticia completa en noticiasgranchaco.com.
 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.