| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Lunes, 4 de febrero de 2013

OTROS TEMAS » El caso 21 » Los cerebros malditos del nazismo
» Crónica negra » Medicina

Los cerebros malditos del nazismo

Un estudio recorre las vidas de médicos y neurólogos que experimentaron con personas asesinadas por el régimen nazi


Les dije, escuchadme muchachos, si realmente vais a matar a toda esa gente, sacadle al menos el cerebro para que puedan ser útiles. Ellos me preguntaron, ‘¿cuántos podría analizar?’ Yo les dije, ‘un número ilimitado, cuantos más, mejor”.
Estas palabras las pronunció el neurólogo alemán Julius Hallervorden. Aquel hombre fue uno de los médicos que más aprovecharon las políticas nazis de ‘eutanasia’ para llevar a cabo sus experimentos neurológicos. Él mismo extrajo 697 cerebros de los cadáveres de pacientes de epilepsia, esquizofrenia y otras enfermedades neurológicas que el régimen de Adolf Hitler englobó bajo términos como ‘idiotas’ o ‘comedores inútiles’ y que fueron asesinados. Sus cerebros eran enviados a laboratorios de toda Alemania donde científicos como Hallervorden los estudiaban a sabiendas de que provenían de gente asesinada. En 1945, el programa de ‘eutanasia, justificado años antes como una medida para ahorrar dinero público y camas para los soldados del frente, había acabado con la vida de 275.000 personas. Hallervorden sobrevivió a la guerra y continuó su vida científica sin sufrir pena alguna. Hoy su apellido sigue dando nombre a una enfermedad neurológica que describió junto a otro neurocientífico nazi, Hugo Spatz.
El de Hallervorden y Spatz es uno de los casos mejor conocidos de cómo los científicos y médicos alemanes colaboraron con el nazismo y dieron validez científica a sus crímenes. Los actos de estos dos neurólogos no fueron ni mucho menos una excepción, sino una regla entre la profesión médica alemana. Sin embargo, sólo un puñado de nombres han pasado a la historia de la infamia y aún quedan muchos casos por publicitar.
El neurólogo de la Universidad de Illinois Lawrence Zeidman ha recopilado las historias de otros neurocientíficos nazis menos conocidos. Su trabajo, que se ha ido publicando por entregas en el Canadian Journal of Neurological Science, recoge una lista de nombres en la que conviven nazis que investigaron con niños, científicos comprometidos que se opusieron al régimen y excepcionales investigadores de origen judío que fueron exterminados en los campos de concentración.
“Mucha de la información en estos estudios estaba dispersa en libros y estudios en alemán, y gran parte de la comunidad neurocientífica que no habla este idioma no había oído hablar de estos casos”, explica a Materia Zeidman. Estos son algunos de los casos que el investigador ha querido sacar del olvido.
El autor de este texto es Nuño Domínguez. Leer artículo completo y ver hilo de debate en su fuente original esmateria.com.
 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir
AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.