| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 27 de febrero de 2014

OTROS TEMAS » Humanismo » La acción humanitaria española, al borde de la desaparición
» Ayuda humanitaria » Cooperación

La acción humanitaria española, al borde de la desaparición

Nuestro país ha perdido en apenas dos años una credibilidad que le había sido reconocida internacionalmente


Si uno repasa estos días la sección internacional de muchos medios de comunicación, no le resultará difícil encontrarse con la realidad brutal que representan las crisis humanitarias derivadas de los conflictos que en estos momentos asolan países como República Centroafricana, Siria o Sudán del Sur. En otros escenarios como Somalia o la República Democrática del Congo, las organizaciones humanitarias nos esforzamos en dar testimonio de las consecuencias humanitarias para las poblaciones atrapadas en conflictos enquistados, tras décadas de violencia, para evitar que caigan en el olvido. Tampoco quedan lejos los devastadores efectos del tifón Haiyan de los que la población filipina aún intenta recuperarse. Por no hablar de los más de 3,5 millones de muertes que generan cada año pandemias como el sida, la malaria y la tuberculosis, por falta de acceso a los tratamientos médicos existentes. Son algunos ejemplos de un panorama ciertamente desolador, ante el que es legítimo preguntarse por el papel que juega la cooperación española y, más en concreto, su componente humanitario.
Es bueno recordar que la acción humanitaria tiene por objetivo salvar vidas y aliviar el sufrimiento de personas víctimas de una crisis humanitaria, entendiendo como tal, situaciones en las que se da una excepcional y generalizada amenaza a la vida humana, la salud o la subsistencia. De ahí su inmediatez y trascendencia.
En este sentido, hemos sido testigos directos de cómo durante años la acción humanitaria pública española fue creciendo en fondos, fue dotándose de marcos normativos y competencias propias, más adecuadas a las necesidades que plantea el mundo y cómo pasó a convertirse en una política pública sólida, con claros compromisos internacionales.
También constatamos el propio fortalecimiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y, dentro de la misma, atendiendo a su especificidad, de la Oficina de Acción Humanitaria (OAH).
Sin embargo, vivimos tiempos en los que todos esos progresos se están frustrando, y si vemos la actual respuesta que la cooperación española está dando a todas y cada una de las crisis humanitarias que mencionaba en el primer párrafo de este artículo, llegamos a la triste conclusión de habernos convertido en un país irrelevante entre la comunidad internacional de países donantes.
La ayuda humanitaria pública española ha tenido en tan solo dos años un descenso presupuestario de más del 80%. En un marco general de enorme recorte en las cifras de AOD durante 2012 y 2013, el sufrido por el componente humanitario es todavía mucho mayor, convirtiéndose en la política pública más afectada por la crisis, hasta situarla al borde de la desaparición.
Pese a los avances de la OAH en capacidades técnicas, y el fortalecimiento de los diversos actores humanitarios españoles a través de una mayor profesionalización y experiencia, las cifras en los Presupuestos Generales del Estado para 2014 siguen otorgando un papel marginal a nuestra acción humanitaria, como resultado a su vez de una creciente incomprensión sobre su papel como instrumento de cooperación.
Las consecuencias de esos recortes se dejan sentir día a día. La respuesta de nuestro gobierno a los llamamientos de Naciones Unidas para cubrir las crisis humanitarias que ahora mismo sufren Sudan del Sur y República Centroafricana, han sido prácticamente nulas. En el caso de Siria, conocimos hace poco el dato de que en la reciente Cumbre de países donantes celebrada en Kuwait, el pasado mes de diciembre, España comprometió 5,5 millones de euros frente a un llamamiento por parte de Naciones Unidas de 4.700 millones. En torno al 0,1%. Leer noticia completa en elpais.com.
 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.