| Edición diaria núm: | Año: 7 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 2 de agosto de 2018

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Fotografía española contemporánea (4) | Colita: compromiso cultural y social
» Fotografía » Fotografía española contemporánea » Instituto Cervantes

Fotografía española contemporánea (4) | Colita: compromiso cultural y social

"Yo no hacía fotos de la miseria, yo hacía fotos de la alegría. La miseria ya estaba allí, no hacía falta meterles el dedo en el ojo"


"Yo he dejado testimonio y es de lo que me siento más orgullosa. […] Lo que quiero es compartir. Aportar la magia que yo he sentido o por lo menos intentarlo. Ahí queda eso, así que cada cual coja lo que pueda y lo que quiera".
Colita, fotógrafa
 
Isabel Steva Hernández (Barcelona, 1940) es conocida artísticamente como Colita, ya que su padre le dijo que había nacido debajo de una col. Fue precisamente su padre el que le regaló su primera cámara fotográfica, una pequeña de baquelita, con la que siendo niña empezó a retratar a sus amigas del colegio y familiares. Aprendió el oficio fotográfico gracias a compañeros y amigos de profesión como Oriol Maspons, Julio Ubiña, Francesc Catalá Roca, Leopoldo Pomés y Xavier Miserachs, con el que trabajaría como laboratorista y estilista.
En 1962 Paco Rebés le encargó las fotografías de la figuración de la película Los Tarantos de Francesc Rovira Beleta. Gracias a ello entabló amistad con la protagonista, la bailaora de flamenco Carmen Amaya, una de las primeras personas que le pagó un trabajo fotográfico. Esta amistad derivó en una gran afición al flamenco, por lo que se trasladó a Madrid, donde realizó fotografías promocionales de los bailaores Antonio Gades y la Chunga. Suyas son también las fotografías del encuentro entre Gades y el escritor Rafael Alberti, de la pareja artística que formó Gades con Cristina Hoyos, así como otras tantas que realizó a Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Lola Flores o Carmen Linares. Luces y sombras del flamenco (Editorial Lumen, 1975) recoge imágenes de ese fructífero periodo y es, según Colita, el primer libro donde se hace una fotografía humanística de reportaje de los personajes, sin caer en tópicos del flamenco o en las fotografías de estudio de autores como Gyenes o Vicente Ibáñez. Un material diferente alejado del flamenco oficial y del folclore prototípico de la época. Aprovechando la reedición y ampliación del libro, Colita incluyó a nuevos artistas que rompían con la ortodoxia del flamenco como Martirio. En el primer semestre de 2017 tuvo lugar la exposición Colita flamenco. El viaje sin fin en la Alhambra de Granada, que recogía imágenes de aquellos años. En el documental realizado para la exposición Colita recordaba sus inicios trabajando en aquellas fotografías: «Yo en los años sesenta era una marginal que hacía fotos a los gitanos […] Para mí fue todo un descubrimiento, porque yo no hacía fotos de la miseria, yo hacía fotos de la alegría. La miseria ya estaba allí, no hacía falta meterles el dedo en el ojo».
Una de las facetas más conocidas de Colita es la de retratista, y ha tenido el lujo de fotografiar a personajes de la talla de Orson Welles, Salvador Dalí, Montserrat Caballé o Quino, así como multitud de literatos galardonados con el Premio Cervantes o el Nobel de Literatura como Mario Vargas Llosa, Camilo José Cela, Gabriel García Márquez, Juan Goytisolo o Ana María Matute. También son conocidos sus retratos de la denominada gauche divine (izquierda divina), movimiento de intelectuales y artistas de Barcelona, o de la nova cançó catalana como María del Mar Bonet, Lluís Llach, Pau Riba, Ovidi Montllor, Raimon, Jaume Sisa o Joan Manuel Serrat. Otra gran aportación de Colita a la fotografía contemporánea española ha sido la publicación de más de treinta libros desde 1972 sobre flamenco, la nova cançó, la ciudad de Barcelona y su área metropolitana o las obras colectivas dedicadas a personajes como Rosa Chacel o Walter Benjamin.
Colita siempre se ha considerado ante todo periodista, sin embargo, en los últimos años ha mostrado una desgana frente a la actualidad, que considera desagradable, muy poco interesante y anclada en el pasado político. Pero esa apatía no está reñida con su interés y aceptación de las nuevas técnicas fotográficas, tal y como declaraba en una entrevista realizada en 2014 con motivo de su exposición retrospectiva Colita, ¡porque sí! en la Fundació Catalunya-La Pedrera en Barcelona: «¿Nuevas tecnologías? Bienvenidas sean y hay que aprovecharlas y hay que conocerlas y hay que practicarlas. […] La imagen se ha convertido en una herramienta de comunicación entre la gente a nivel cotidiano. […] En este momento la fotografía ha adquirido una dimensión yo diría que extraordinaria».
A finales del 2014 recibió el Premio Nacional de Fotografía otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que reconocía su trayectoria de más de cinco décadas como fotógrafa comprometida con su época y, en especial, con la defensa de los derechos de la mujer, a lo que se añade que en su fotografía se encuentra humor, inteligencia e ironía. Sin embargo, Colita, que siempre se ha manifestado sin tapujos, renunció al galardón por su desacuerdo con las políticas culturales del Gobierno, tal y como hizo público en un comunicado: «La situación de la cultura y la educación en España, cómo expresarlo, es de pena, vergüenza y dolor de corazón. […] Habrá que esperar con ilusión, otros tiempos, otras gentes, otros Gobiernos, que nos devuelvan a nosotros el orgullo y a ellos el honor». Para evitar suspicacias añadía: «Mi condición de ciudadana catalana y la situación actual nada tienen que ver con mi renuncia. […] Yo creo y milito en la Cultura Universal». Discrepancias políticas aparte, el jurado que otorgaba el premio lo componían, entre otros, compañeros de profesión distinguidos en ediciones anteriores como Alberto Schommer y Cristina García Rodero. Ese mismo año Jordi Savall había rechazado su Premio Nacional de Música haciendo alusión al «desinterés del Gobierno en el arte», uniéndose así, él y Colita, a la polémica iniciada por otros creadores que habían renunciado al premio anteriormente, como el artista Santiago Serra y el escritor Javier Marías.
Luismi Romero Carrasco



 
.-000379
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.