| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 10 de septiembre de 2015

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » El tiempo de una hija | Relato literario de Eva Borondo
» Articulistas » Eva Borondo » Rincón Literario

El tiempo de una hija | Relato literario de Eva Borondo

“Ambas miran al frente, pero no al grupo de palomas que picotean las semillas que ha derramado un viejo bajo sus pies…”


Estaban sentadas en el banco de un parque cercado de un barrio de ciudad. Madre e hija manteniendo una misma postura heredada durante siglos. La espalda arqueada y la mano derecha sosteniendo la barbilla que pierde la vista al frente, mientras el codo se clava firme en el muslo. En cinco minutos enrojecerá la zona e inevitablemente madre e hija alternarán el otro codo que se hundirá en la pierna izquierda.
Ambas miran al frente, pero no al grupo de palomas que picotean las semillas que ha derramado un viejo bajo sus pies, ni las que tiene sobre sus hombros. Tampoco miran las arrugas de la cara cuando sonríe en el instante en que un pichón le ha picado una oreja.
Madre e hija desvían la vista en la misma dirección, después de un silencio incómodo y acostumbran por ello a elevar la cabeza unos grados y a lanzar la vista al lugar visible más lejano con al menos un sujeto móvil que les haga distraer la incomodidad que sienten.
Unas palabras que no son nada, pero que a la madre le parecen tan importantes en la boca de su niña. Quiso saber qué había comido hoy y Lucía le dijo que “sopa de maní”.
La madre desconocía lo que era una sopa de maní y fue un instante sólo de preocupación que no hubiera durado más de un segundo, sin embargo se unió el hecho de comprobar poco a poco que su hija tenía un acento particular, muy parecido al que tiene Rosana, la cuidadora boliviana de su hija.
Marta lamenta no pasar más tiempo con Lucía y teme perder su amor, ahora compartido con la cariñosa y dulce Rosana, atenta, protectora de la niña.
La madre no quiso que Lucía apreciara su miedo, pero era demasiado tarde. La vio triste y, de repente, el silencio.
Siempre ha sido así, de madres a hijas en su familia, cuando hablaban de algún tema que les producía cierta incomodidad, vergüenza o tensión. Callaban y luego el gesto de la cabeza y la vista perdida.
Marta también lo recordaba de su madre y, descubriéndolo en su hija, le hizo sentirse orgullosa y feliz.
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.