| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Lunes, 11 de enero de 2016

OTROS TEMAS » Los ciudadanos no somos tontos » El gasto en servicios sociales amenazado por la nueva Ley de Racionalización de la Administración Local
» A.D.G. Servicios Sociales » Dependencia » Indignados » Recortes

El gasto en servicios sociales amenazado por la nueva Ley de Racionalización de la Administración Local

"Hay una buena parte de servicios sociales municipales que no se sabe si se deben seguir prestando o quién los pagará"


1.000 M € es el recorte de gasto local en servicios sociales que se produjo al iniciarse la legislatura anterior y que se ha mantenido desde entonces (superior al 16%)
En el conjunto del Estado, la gestión local de los servicios sociales supone aproximadamente el 27% del gasto territorializado.
La gestión local en Servicios Sociales en el conjunto del Estado se mantiene cercana a los 5.300 Millones de euros en los últimos ejercicios siendo su esfuerzo propio de 3.834 M€ ya que el resto (1.461 M€) lo recibieron como transferencia finalista de las CCAA. Al finalizar la legislatura anterior (2011) este gasto estaba en torno a los 6.200 millones, por lo que el severo recorte en gasto local en Servicios Sociales (superior al 16%) se produjo al iniciarse la legislatura 2012-2015 y se ha mantenido desde entonces, con una ligera recuperación del gasto a partir de 2014. En este contexto sigue generando una gran incertidumbre la aplicación de la Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local auspiciada por el Ejecutivo del Partido Popular. En noviembre de 2015, el Secretario de Estado de Administraciones Públicas, Sr. Beteta, escribió a los todos los ayuntamientos una carta “interpretando” que la aplicación de la Disposición Transitoria Segunda de la LRSAL dependía de un supuesto nuevo pacto en materia de financiación autonómica. En un giro surrealista a esta cuestión, el Gobierno pretende suspender la aplicación de una Ley Básica del Estado ¡por la vía de una carta!
Obviamente la incertidumbre sigue anclada en muchos gestores locales y autonómicos; la Ley 27/2013 no ha sido modificada y, a partir del 1 de enero de 2016, hay una buena parte de servicios sociales municipales que no se sabe si se deben seguir prestando o quién los pagará. La situación es rocambolesca y tiene su verdadero origen en que el Gobierno se comprometió a reducir el gasto local en servicios sociales en más de 3.000 Millones € (Plan Nacional de Reformas y Programa de Estabilidad 2015-2018) y ahora está comprometido con la Troika de forma que no puede reformar una Ley cuya aplicación real es imposible. Lo dice así de claro, sin eufemismos, no hablan de mejor gestión, ni siquiera de privatizaciones. El ahorro en el gasto público local que el Gobierno espera conseguir con la LRSAL es lisa y llanamente, suprimir servicios.
En el conjunto del Estado, la gestión local de los servicios sociales supone aproximadamente el 27% del gasto territorializado si bien se observan notables diferencias. La estimación del gasto local en servicios sociales puesto en riesgo por la LRSAL bien podría acercarse a los 2.600 Millones de euros; aproximadamente la mitad del gasto gestionado por las Entidades Locales en servicios sociales en todo el Estado.
El Índice DEC demuestra que la mayor eficiencia en la gestión de los servicios sociales se produce en los territorios autonómicos que descentralizan buena parte de la gestión en los niveles municipales (ayuntamientos y diputaciones provinciales). Así considerado, es evidente que la Reforma Local pone en serio peligro la eficiencia de los servicios sociales prestados en los territorios de mayor descentralización. Se constata que centralizar la gestión de los servicios sociales no sólo no contribuye a la estabilidad presupuestaria, sostenibilidad financiera o eficiencia en el uso de los recursos públicos, como argumenta en la Exposición de Motivos la Ley de Racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, sino que además de ser socialmente negativa, sus efectos son antieconómicos, encareciendo la gestión del Sistema.
Para despejar estas incertidumbres y permitir el necesario desarrollo de los servicios sociales en el ámbito local, es imprescindible aprobar con carácter urgente una resolución parlamentaria que anule las disposiciones de la Ley de Racionalización y sostenibilidad de la Administración Local que reducen las competencias locales en materia de servicios sociales, hasta tanto se apruebe la Ley General de Servicios Sociales que reordene las competencias del sector y su financiación, en el marco de unos derechos constitucionalmente reconocidos.

El Seis Doble | Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales
 


 
._000379
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.