| Edición diaria núm: | Año: 7 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Martes, 7 de marzo de 2017

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » El cuento de las dos hermanas | Relato literario de Eva Borondo
» Articulistas » Eva Borondo » Rincón Literario

El cuento de las dos hermanas | Relato literario de Eva Borondo

Para César y sus niñas


Erase una vez un músico llamado César que tenía dos hijas, Alma y Dánae.
Llegó el día en que el músico tuvo que cumplir el encargo de llevar a las dos niñas al Castillo de la Vida, que se encontraba muy lejos de donde vivían.
Antes de iniciar el camino, César les dio seis cajas de oro y se sentó a hablar con ellas.
-Estas cajas pesan mucho -las avisó- y, durante el camino, vais a sentir unas ganas enormes de abandonarlas, pero debéis aguantar y llevarlas todas hasta el Castillo porque allí os harán falta.
Las niñas metieron las cajas en dos bolsas y se las colgaron a sus espaldas y, cuando empezaron a andar, su padre les dijo que no se separaran del sendero y que siguieran el sonido de su música.
Dánae y Alma estaban muy contentas por el viaje y reían y saltaban mientras el músico caminaba más y más rápido tocando la flauta.
Cuando parecía una hormiguita en el horizonte, las niñas le gritaron y llamaron para que no se alejase tanto, pero César siguió con su música hasta que su figura desapareció allá lejos y ya no podía oírse.
Se hizo de noche y las niñas tenían frío y miedo, pero siguieron el sendero abrazadas, como les había dicho su padre, sin detenerse a descansar. Cuando pensaron que iban a morir congeladas y solas encontraron dos mantas y se las echaron encima. De pronto vieron una hoguera y siguieron caminando.
Cuando llegaron al fuego solo quedaban cenizas, pero ya se había amanecido.
Las niñas estaban tristes porque el padre las había abandonado con esas cajas tan pesadas y todavía les quedaba mucho camino.
Se pusieron en marcha de nuevo y lo cruzaron pisando unas piedras de gran tamaño. Más tarde escalaron una montaña y atravesaron un paraje a cuyos lados había cientos de fieras muertas hasta que llegaron por fin a una encrucijada de caminos. Ahora sí que estaban perdidas y lloraban porque su padre las había dejado solas y no las había acompañado.
De repente oyeron la música de viento que salía de la flauta del músico y pudieron guiarse y llegar adonde él estaba.
Las niñas, muy enfadas, increparon al padre por su ausencia, y él les contó que no las había abandonado, sino que se había adelantado la primera noche para buscarles unas mantas y que no tuvieran frío y que encendió una hoguera para que no se asustaran de la noche; que se puso a trabajar duro para colocar unas piedras grandes y que ellas pudieran pasar el río; que hizo picos a la montaña para que les fuera más fácil escalar; y que había tenido que matar a unas fieras hambrientas para dejarles el camino libre.
Y allí en la entrada les pidió que abrieran las siete cajas que les dio antes de salir y que esperaba que hubiesen cuidado, obedientes. Encontraron cinco tesoros: Amor, Valor, Fe, Honestidad y Bondad. César les dijo que debían cuidarlos con su vida y que sí lo hacían así, encontrarían más dentro del Castillo.
De ese modo, Alma y Dánae descubrieron cuanto les quería su padre y atravesaron por fin la
puerta sin miedo a estar solas.
Eva Borondo
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.