| Edición diaria núm: | Año: 9 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 26 de junio de 2014

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Derrumbando una columna jónica
» Opinión

Derrumbando una columna jónica

“Me gusta el capitalismo porque gracias a él dispongo de cosas que deseo”


En ocasiones me asalta el dilema cuando escucho a alguien repudiar a otra persona con el argumento del materialismo. No hablo de la corriente filosófica; hablo de esas personas que disfrutan colocándose en los extremos de la vida, como si fuesen atalayas desde las que contemplar la despreciable existencia de todos aquellos que no comulgan con sus teorías, y prejuzgan a los demás por su capacidad de disfrutar de bienes materiales. A veces me resulta ofensivo que alguien me hable de la belleza de una puesta de sol o de la sonrisa de un niño cuando estoy explicando la ilusión que me haría viajar a Las Vegas o mi repentina necesidad de renovar mi MacBook. Como si comprarte un ordenador nuevo te impidiese ver el sol.
Es cierto que vivimos en una sociedad que genera necesidades absolutamente prescindibles. Supongo que a eso se le llama capitalismo. Ya expliqué en una ocasión que soy un consumidor implacable. Me gusta consumir. Estoy tan insertado en el mecanismo del sistema que a veces creo que soy una tuerca. Me gusta comprarme películas en dvd cuando ya nadie compra películas. Me gusta adquirir discografías completas, libros, merchandising de mis series de televisión favoritas, camisetas serigrafiadas, material de papelería, muebles, cuadros, chucherías japonesas… Trabajo no sólo para dignificarme a mí mismo sino para que me paguen por ello y, así, poder consumir. No hablo de pagar el alquiler, la luz, el agua, el gas… Eso no es consumir, eso es vivir. O sobrevivir.
Me gusta el capitalismo porque gracias a él dispongo de cosas que deseo. Eso no significa que no crea que los sistemas se puedan mejorar. Y el capitalismo debe hacerlo. Aunque en su ADN esté la desigualdad social, deberíamos impedir que esa brecha afecte a los productos de primera necesidad y, a su vez, mejorar el poder adquisitivo de las familias para, en palabras torpes, darle al sistema lo que desea: consumidores. Sé que acabo de hacer una lectura simplista de un razonamiento macroeconómico, pero lo único que pretendía visibilizar es que las personas que disfrutamos comprándonos un libro enorme de Mark Ryden o coleccionando muñequitos Monskey no somos el enemigo. Que en los tiempos que corren, en este universo polarizado, en ocasiones lo parece.
Justifico mi materialismo sin alabarlo. No descubro nada nuevo si apunto que detrás de ese afán por cumplir deseos hay un placebo para combatir la inseguridad que ha caracterizado mi vida. Incluso hay estudios psicológicos que afirman que las personas muy dependientes de los bienes materiales tienen más dificultades para recuperarse de una experiencia negativa (léase crisis, por ejemplo). Y me parece lógico. Todo eso ya lo sé. Y de verdad que soy capaz de disfrutar de una maravillosa puesta de sol en Cádiz y hacerlo con un iPhone en la mano. De hecho, no existe smartphone capaz de captar los colores de ese cielo con la nitidez y espectacularidad con la que lo hace el ojo humano.
A veces los artículos son como novelas; tienes clara la idea argumental pero, de repente, los personajes cobran vida propia y deciden el rumbo de la historia sin que tú puedas hacer nada por evitarlo. Eso me acaba de suceder con esta columna jónica. Quería hablar de la camaradería entre hombres heterosexuales y cómo, en ocasiones, esa fraternidad roza límites homoeróticos. Y ustedes se preguntarán: si esa era la premisa, ¿por qué lleva cuatro párrafos hablando de materialismo y capitalismo? Pues porque mi personaje ha decidido tomar ese camino y no he sido capaz de detenerlo. El autor de este texto es Paco Tomás. Leer noticia completa y ver hilo de debate en elasombrario.com.

 
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.