| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Jueves, 18 de septiembre de 2014

OTROS TEMAS » Ciencia y Tecnología » Debemos nuestros bosques al meteorito que acabó con los dinosaurios
» Ciencias Naturales » Paleontología

Debemos nuestros bosques al meteorito que acabó con los dinosaurios

Las plantas de hoja caduca y crecimiento rápido se impusieron después del impacto catastrófico


Hace unos 65 millones de años, una enorme roca de diez km. de diámetro cayó del cielo y golpeó duramente la península del Yucatán, cerca de lo que hoy es la ciudad de Chicxulub, con una fuerza equivalente a 100 teratones de TNT (o lo que es lo mismo, un millón de megatones). El impacto dejó un cráter de más de 150 km. de diámetro y provocó un "megatsunami", gigantescos incendios, terremotos y erupciones volcánicas globales. La Ciencia está de acuerdo en que ese enorme meteorito fue el responsable de la desaparición de los dinosaurios, dueños absolutos hasta entonces de tierra, mar y aire, dejando libre el terreno para que los mamíferos pudieran prosperar. ¿Pero qué sucedió con las plantas?
Un nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad de Arizona ha revelado que el mismo impacto que llevó al desastre a los dinosaurios también terminó con la inmensa mayor parte de las flores y plantas de hoja perenne, de las que muchos de ellos se alimentaban, pero no sucedió lo mismo con las plantas de hoja caduca, las que pierden sus hojas cada año. La investigación acaba de aparecer en PLOS Biology. Para los investigadores, esto se debe a que las propiedades de las plantas caducifolias les permitieron responder mucho mejor a lo que debieron ser unas condiciones climáticas treméndamente caóticas después del impacto.
Aplicando fórmulas biomecánicas a un auténtico tesoro de miles de hojas fósiles de angiospermas (plantas con flores, excepto las coníferas), el equipo de científicos fue capaz de reconstruir la ecología de una comunidad muy diversa de plantas que crecía sin problemas apenas 2,2 millones de años después del cataclismo, y ello a pesar de la extinción de más de la mitad de todas las plantas que vivían en aquella época. Los investigadores hallaron pruebas de que tras la colisión del gigantesco meteorito, las angiospermas de hoja caduca y rápido crecimiento reemplazaron casi por completo a sus "primas" de hoja perenne, de crecimiento mucho más lento.
"Cuando miras a los bosques y selvas de hoy en día -afirma Benjamin Blonder, autor principal del estudio- no ves muchos que estén dominados por plantas de hoja perenne. En su lugar, sí que hay una mayoría de especies de hoja caduca, plantas que pierden de forma natural todas sus hojas en algún momento del año".
Blonder y sus colegas estudiaron en total más de mil hojas fosilizadas, recogidas en Hell Creek Formation, en Dakota del Norte, que a finales del Cretácico era una gran extensión de terreno que se inundaba periódicamente debido al desbordamiento de los varios canales fluviales que lo cruzaban. La colección está formada por más de diez mil fósiles de plantas y descansa, en su mayor parte, en el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver.
"Cuando sujetas en tus manos una de estas hojas tan exquisitamente preservadas, y sabes que tiene más de 65 millones de años, te sientes muy pequeño", afirma Blonder. "Y si piensas en la extinción masiva causada por un evento tan catastrófico como es el impacto de un meteorito contra la Tierra, tiendes a pensar que todas las especies vivas tenían la misma posibilidad de morir. En estos casos extremos, la supervivencia del más fuerte no se aplica, y el impacto es como un botón de reinicio. La hipótesis alternativa, sin embargo, es que algunas especies tenían una serie de propiedades que les permitieron sobrevivir".
Para el investigador, "nuestro estudio proporciona pruebas de una transición dramática de las plantas de crecimiento lento a las especies de crecimiento más rápido. Y eso nos dice que la extinción no se produjo de forma aleatoria, y que la forma en que las plantas adquieren los recursos que necesitan determina y predice cómo será su respuesta en la condiciones más desfavorables. Y nos dice también la razón por la que los bosques y selvas actuales están generalmente formados por plandas de hoja caduca y no de hoja perenne". Leer noticia completa y seguir hilo de debate en abc.es
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.