| Edición diaria núm: | Año: 9 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Lunes, 25 de mayo de 2015

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » Algunas reflexiones sobre la cadena perpetua
» Articulistas » Juan Carlos Calomarde » Opinión

Algunas reflexiones sobre la cadena perpetua

"Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres"


La teoría del contrato social sostiene que las personas hemos depositado una parte de nuestra libertad para que, mediante las leyes, obtengamos seguridad. Por consiguiente, el Estado, como materialización política de ese pacto, cuenta con el principio conocido como ius puniendi, el cual le permite sancionar aquellas conductas que atentan contra la seguridad de sus ciudadanos. De esta manera, cobra sentido la existencia de un Derecho Penal, que establece tanto la figura del delito como la de una pena aparejada al mismo. Sin embargo, este Derecho ha evolucionado en consonancia con el progreso de la humanidad. Este proceso ha desembocado en que actualmente haya conductas que ya no sean consideradas delictivas (como el adulterio), al mismo tiempo que se ha rebajado la intensidad y duración de las penas.
Los cambios nacidos de esa evolución, podrían englobarse en lo que se ha llamado el principio de humanidad de las penas. Ello ha dado lugar a que, la mayoría de los textos legales de los distintos países del mundo, fueran redactados tomando en cuenta esas premisas. En consecuencia, la Constitución Española, en su artículo 25.2 recoge que: <>. Este precepto es el mayor escollo legal para que se aplique la cadena perpetua en España. No obstante, la norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico puede cambiar, o el resto de leyes pueden plantearse de tal modo que intenten sortear este tipo de trabas. En realidad, la negación de la cadena perpetua debe provenir de criterios útiles y morales.
En este sentido, es imposible no acudir a Cesare Beccaria quien, además de recordar como Montesquieu que toda pena que no derive de la absoluta necesidad es tiránica, nos ofreció argumentos muy a considerar en este campo. Beccaria era consciente que la pena, lamentablemente, no puede deshacer el delito cometido, por lo que ésta no debe atormentar al reo, sino impedirle causar nuevos daños; mientras que, también busque disuadir a los demás de cometerlos. ¿Esto qué implica? Establecer unas penas cuyo recuerdo perduren en los ánimos de las personas, pero que a la vez sean las menos dolorosas para el cuerpo del reo. Este planteamiento requiere de un equilibrio cuya búsqueda bien merece todo tipo de esfuerzos.
En el mismo orden de ideas, el filósofo italiano entendía especialmente útil lo que él llamó “la prontitud de las penas”. Este recurso sostenía que cuanto menos tiempo transcurriese entre la perpetración del delito y la imposición de una pena, mayor impacto tendría ésta sobre la conciencia de las personas. El fundamento de esa idea se basa en que, para Beccaria, era necesario que se asociara el delito como causa y la pena como efecto necesario de la misma, ya que la unión de ideas es básica en el entendimiento humano de las cosas. Asimismo, también argüía que la crueldad de las penas no frenaba los delitos, sino que ello dependía del convencimiento de que éstas no iban a fallar. De hecho, le parecía más comprensible para la población, la conjunción de una pena relativamente suave, pero segura, antes que otra más severa pero de menor certeza.
El tiempo ha dado la razón a Beccaria, puesto que parece probado que una legislación penal más severa no garantiza per se una disminución de la tasa delictiva. No debemos olvidar, por tanto, que la legislación penal es la que se aplica cuando el resto de mecanismos ya han fallado. Consecuentemente, cuando su endurecimiento traspasa lo estrictamente necesario para disuadir de la comisión de un delito, puede significar que se hayan introducido ciertos elementos más próximos a la revancha que a la justicia. Frente a ello, es preferible potenciar los distintos medios preventivos de la sociedad para evitar el delito, aunque tengan el inconveniente de que requieren recursos. Entre estos medios, no hay que olvidar aquel que enunció Pitágoras: "Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres".
Juan Carlos Calomarde

* Juan Carlos Calomarde es colaborador de El Seis Doble. Su espacio, aquí.
* Juan Carlos Calomarde es autor del blog "Razón y política 2.0".


El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.