| Edición diaria núm: | Año: 8 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Domingo, 27 de octubre de 2013

OTROS TEMAS » Amigos de Larra » A Hitler le gustaba Mickey Mouse, le encantaban el Gordo y el Flaco y le repugnaban Ernst Lubitsch
» Cine

A Hitler le gustaba Mickey Mouse, le encantaban el Gordo y el Flaco y le repugnaban Ernst Lubitsch

Cuando Hitler mandó en Hollywood


“Hitler se levantaba sobre la una del mediodía y después de comer siempre le apetecía ver una película. Su secretario llevaba una libreta de críticas, o algo parecido, y anotaba las opiniones del Führer sobre cada proyección. Al principio pensé en hacer un libro sobre las críticas de Hitler, en un tono humorístico, hasta que encontré aquella nota de la Metro-Goldywn-Mayer, MGM, que acababa con un ‘Heil, Hitler!’. De repente, creí que podía hacer un libro más relevante”. Lo cuenta Ben Urwand, un hombre que se ha pasado el último lustro investigando las oscuras relaciones entre los grandes estudios de Hollywood y el Tercer Reich, desde principios de los años treinta hasta los años cuarenta, en un alud de revelaciones que casi se lo lleva a él por delante: “No esperaba la reacción tan virulenta de algunas personas relacionadas con Hollywood, de algunos críticos e incluso de algunos directores”.
“A Hitler le gustaba Mickey Mouse, le encantaban el Gordo y el Flaco y le repugnaban Ernst Lubitsch (ordenó parar la proyección en sus aposentos de La octava mujer de Barbazul) y King Kong”, cuenta Urwand. Esta última por la insinuación de un romance entre un gorila y una mujer blanca, que el Führer consideraba un ataque directo a la raza aria y una (despreciable) metáfora del multiculturalismo. Pero, sobre todo, odiaba la muy eficaz maquinaria del estadounidense que fue capaz de parir Sin novedad en el frente. El filme de 1930 dirigido por Lewis Milestone molestó tanto al dictador que ordenó a sus tropas de asalto que boicotearan la première en Berlín, con el mismísimo Goebbels, secretario de propaganda del régimen. Más de 200 cachorros de las SA compraron entradas para el estreno, interrumpieron la proyección y ya con las luces encendidas Goebbels soltó un incendiario discurso sobre los males del capitalismo. “La afición de Hitler por el cine era muy particular, y Sin novedad en el frente era un compendio de todo lo que el dictador odiaba. Cuando la vio ya advirtió de que era muy peligrosa para la moral alemana: lo teatral de la intervención ligaba mucho con el sentido del espectáculo que tenían los nazis. Para ellos el cine podía ser un aliado muy ventajoso y la taquilla seguía siendo muy importante para Hollywood. El pacto fue una cosa lógica, para ambas partes”. Leer noticia completa en elpais.com.
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 1Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.