| Edición diaria núm: | Año: 10 | Noticias: | Fotografías: | Comentarios de usuarios:

Miércoles, 26 de diciembre de 2012

POBLACIONES » Carlet » Un agricultor de Carlet aplica la microaspersión contra heladas
» Agricultura

Un agricultor de Carlet aplica la microaspersión contra heladas

La aplicación de agua sobre los cultivos hace subir la temperatura

a#lziramusical20121220
Carlos Arenes es un agricultor de Carlet que tiene cultivos de frutales y cítricos y, por tanto, se ve sometido algún invierno que otro a los temores ante posibles heladas que dañen su cosecha. Buscó, probó y conoció diversos sistemas que existen en el mercado para luchar contra las bajas temperaturas que ocasionan pérdidas, pero no encontró que ninguno de ellos le aportara una fiabilidad total, hasta que conoció un nuevo procedimiento, basado en la microaspersión de agua, que ha probado a plena satisfacción. Hasta tal punto le convenció, que este agricultor valenciano está ejerciendo ahora de distribuidor en España de los materiales necesarios, que se basan en una combinación de patentes desarrolladas en Chile, Estados Unidos e Israel, y no da abasto para atender los pedidos que le llegan, porque está funcionando el 'boca a boca'.

Como un 'iglú'
La principal característica de este sistema, conocido como 'control heladas', consiste en que no intenta salvar equis grados de temperatura, sino mantener toda la vegetación de la superficie tratada bajo una fina película de hielo que aísla el cultivo. De esta manera, debajo de ese fino aislamiento sólo puede bajar el termómetro a cero grados. Como en los 'iglús' de los esquimales.
Por eso funciona con igual eficacia en heladas de inversión térmica (rosá blanca) o de advección o invasión de aire polar (gelá negra), y además a un coste de instalación soportable. Tan sólo hay que gastar unos 330 euros por hanegada (4.000 por hectárea) en la instalación, se aprovecha la infraestructura básica del riego localizado y los materiales los puede colocar fácilmente el propietario del campo.
Por otro lado, el coste de funcionamiento es bajo, porque también se trabaja a poco caudal, y no hay que aplicar ningún sistema de calentamiento del agua. Basta con el agua almacenada en una balsa, cuya temperatura no baja en madrugadas de helada de entre 11 y 13 grados. Si es agua directamente sacada de pozo, mejor, porque entonces se puede encontrar a entre 15 y 18 grados, lo que facilita un buen resultado.

Pequeño caudal
Mientras que sistemas tradicionales de microaspersión suponen la aplicación de grandes caudales de agua, del orden de 5 o 6 litros por metro cuadrado y hora, éste sólo necesita un litro por metro cuadrado y hora y encima asegura mayor eficacia. Esa diferencia de caudal permite además limitar el gasto de agua, evitar problemas de acumulación de hielo que puede rompe ramas del arbolado y no ocasionar encharcamientos en el suelo.
El secreto que marca esa mayor eficacia con menor caudal de agua estriba, según Carlos Arenes, en el diseño de los propios dosificadores y microaspersores, que funcionan con el principio de 'pulsión', lo que permite transformar un caudal pequeño de agua en un caudal instantáneo grande y con un reparto uniforme y constante del agua sobre la vegetación. El tamaño de las gotas de agua también resulta esencial, porque si son muy pequeñas se puede facilitar su evaporación, lo que representa absorber calor y aún incrementa el problema de la helada. Y si son demasiado grandes, se acumula el hielo y su peso causa destrozos.

Otros sistemas
Sin embargo, con el tamaño idóneo que han estudiado los diseñadores del sistema se permite mantener mojado el follaje durante horas, lo que permite que la capa de hielo aislante sea siempre una película, y el calor latente que deja para pasar de líquido a hielo, mantiene el interior a no menos de cero grados.
Otros sistemas conocidos para combatir las heladas agrícolas son las torres con ventiladores, las estufas o grandes calentadores que arrastran tractores por la plantación.
Todos ellos han demostrado su eficacia, pero no en todos los casos. Y además exigen grandes gastos adicionales en gasóleo, gas o electricidad.  V. Lladró.  Leer noticia completa en Las Provincias
El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.
  • 0Comentario
    Imprimir Enviar a un amigo
  • Compartir

Noticias similares

AÑADIR UN COMENTARIO

* Escribe en cifra el resultado de la suma en el campo.

* Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

* La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

* El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador. * Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto,    ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de    apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos. * EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario, ni se hace responsable de las opiniones    vertidas. * Se recomienda no abusar de las mayúsculas ni de abreviaturas. * Los comentarios tienen que guardar relación con el tema del que trata la noticia. * No se admiten comentarios de carácter publicitario.